Skip To Content
La pizza llega a la Argentina en la segunda mitad del siglo XIX con la ola de inmigración que convirtió a las etnias italianas en mayoritarias dentro de la población argentina. Su punto de aparición fue el barrio de La Boca, en Buenos Aires, de abrumadora mayoría genovesa, donde en 1882 el xeneize Nicola Vaccarezza construyó el primer horno documentado, donde comenzó a cocinar fainá, una tortilla de garbanzo de origen genovés que desde un inicio caracterizará a la pizza argentina, como acompañante, al igual que el moscato, de origen piamontes. De esos tiempos data una fotografía histórica que muestra al también genovés y boquense Ricardo Ravadero vendiendo pizzas en la calle.

Nutrición

    Filtros similares