Skip To Content
Hay una gran variedad de papas en el mundo, pero no todas son perfectas para el puré. Una papa con demasiada agua nos puede dar una preparación chiclosa. Elige las más frescas y que contengan mayor cantidad de almidón, pues eso le da una textura inigualable al puré. Puedes usar papas Idaho o papas tipo “super”. Otro tip es seleccionarlas con un tamaño similar para que tengan una cocción uniforme. Lo ideal es sancochar las papas enteras y con piel. Si las pelas, las papas absorberán mucha más agua. Si tienes como resultado un puré líquido, no te preocupes que aún hay solución. Lo mejor es devolverlo a la olla y removerlo mientras se cocina a fuego lento. Verás que toda mejora.

Nutrición

Filtros similares