Skip To Content
La carne de cerdo debe presentar un fino veteado, estar suave al tacto y de color rosado pálido, jamás marrón. Al igual que en el resto de las carnes, la grasa siempre debe lucir cremosa y firme, nunca amarillenta o grisácea. Evite los cerdos de piel carne gruesa y con pelos.

Nutrición

Filtros similares