Skip To Content

Educando Para Nutrir el Futuro de los Centroamericanos

En Naturas estamos comprometidos con aumentar la cantidad y la variedad de vegetales y leguminosas en nuestra dieta para que nuestra alimentación sea más saludable y sostenible, con el objetivo que los centroamericanos aprendamos a consumir cada vez más lo que nuestra tierra nos da.

Centroamérica es una región que desde hace algunos años viene haciendo frente a dos extremos de la malnutrición: desnutrición y obesidad, esta última presente y en aumento en todos los grupos etarios.

La malnutrición, en ninguna circunstancia puede ser entendida en la actualidad simplemente como un sinónimo de desnutrición, sino que es un concepto mucho más amplio. De acuerdo con la OMS, “es un término que se refiere a las carencias, los excesos y los desequilibrios de la ingesta calórica y de nutrientes de una persona”. Este concepto no deja de lado las carencias de micronutrientes (vitaminas y minerales).

Los micronutrientes, es decir las vitaminas y los minerales, son sustancias que el cuerpo no produce y por tanto se le deben de suministrar en cantidades adecuadas, pues son necesarias para producir enzimas, hormonas y otras sustancias esenciales para un crecimiento y desarrollo adecuado (2).

En el año 2019, la OMS, menciona en un comunicado de prensa la realidad que enfrentamos a nivel mundial, la cual requiere acciones inmediatas a todo nivel. No se puede clasificar a los países de bajos ingresos como si solo pudieran presentar problemas de subalimentación en contraposición con los países de ingresos altos con graves problemas de obesidad. En la actualidad, el abordaje de los problemas nutricionales de la población debe hacerse de manera diferente. El Dr. Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la Organización Mundial de la Salud menciona: “Todas las formas de malnutrición tienen un denominador común: sistemas alimentarios que no pueden ofrecer a todas las personas una alimentación saludable, inocua, asequible y sostenible”.

A los problemas antes mencionados tenemos que agregar los efectos en la salud y a nivel socio económico producidos por la pandemia del COVID-19, un desafío más para nuestra región.

Alimentación Sostenible

Por muchos años la humanidad se ha alimentado sin considerar el impacto que esto significaba para el ambiente, de manera que a nivel internacional los organismos han definido una serie de directrices para concientizar a la población de que llegó el momento de poner en práctica la alimentación sostenible.

De acuerdo con la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), la alimentación sostenible corresponde a “aquellas dietas con bajo impacto ambiental que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a una vida saludable para las generaciones presentes y futuras. Las dietas sostenibles protegen y respetan la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, accesibles y económicamente justas y asequibles; son nutricionalmente adecuadas, seguras y saludables; optimizando a su vez los recursos naturales y humanos”.

Existen diversas problemáticas interconectadas en nuestros sistemas alimentarios, pero en esta ocasión nos enfocaremos en las tres aristas en las que Natura´s puede actuar y contribuir al cambio:

  1. Centroamérica es una de las tierras con la mayor diversidad del mundo, por eso los centroamericanos debemos incluir mayor cantidad de frutas y vegetales en la dieta diaria. Según la encuesta de Arla realizada en mayo de 2021, en el cual se entrevistó a 3.000 personas mayores de 18 años de Centroamérica, el 93% considera que debería comer de manera más saludable de lo que actualmente lo hace.
  2. En términos de alimentación sostenible, no estamos consumiendo la gran variedad que nuestros suelos son capaces de producir.
  3. Ahora bien, por muchos años, la humanidad se ha alimentado sin considerar el impacto que esto significaba para el ambiente, de acuerdo con la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), la alimentación sostenible corresponde a “aquellas dietas con bajo impacto ambiental que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional y a una vida saludable para las generaciones presentes y futuras. Las dietas sostenibles protegen y respetan la biodiversidad y los ecosistemas, son culturalmente aceptables, accesibles y económicamente justas y asequibles; son nutricionalmente adecuadas, seguras y saludables; optimizando a su vez los recursos naturales y humanos”.

Nueve de cada 10 personas reconoce que puede comer mejor

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se deben consumir alrededor de 400 g de frutas y vegetales al día como parte de los lineamientos o recomendaciones para mantener una alimentación saludable. A manera de resumen, esta organización menciona que consumiendo esa cantidad de frutas y vegetales se contribuye con la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles y además se mejora la ingesta de fibra dietética, nutriente fundamental para la salud del tracto gastrointestinal.

En Centroamérica, según un informe del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (INCAP), titulado Análisis de la Situación Alimentaria en Guatemala, El Salvador y Honduras tanto la población urbana como la rural consume una variedad de vegetales muy escasa, los vegetales consumidos por más del 50% de la población son: tomate, cebolla, papas y raíces, chayote/güisquil, calabaza/güicoy y frijoles y en definitiva, no en las cantidades recomendadas.

En términos de consumo de vegetales en la región el consumo de vegetales se encuentra por debajo de las recomendaciones de la OMS en cantidad, variedad y frecuencia.

En una encuesta realizada por Arka en Centroamérica se identificó que las personas son conscientes de la problemática a nivel de salud para ellos y sus familias y manifiestan interés en generar cambios:

  • Un 63 % de las personas considera que sus actuales hábitos si pueden traerle problemas de salud en el futuro.
  • Nueve de cada 10 personas consideran que les gustaría consumir más vegetales de los que consumen actualmente.
  • Seis de cada 10 personas consideran que les gustaría tener una vida más saludable, pero no saben cómo lograrlo.
  • El 93 % de los encuestados considera que sí debería comer de manera más saludable de lo que actualmente lo hace.
  • El 94 % de las personas considera que incluir más vegetales en su dieta es una estrategia para una alimentación saludable.

Consumir más vegetales: una estrategia en línea con una alimentación saludable

Aumentar la cantidad y la variedad de vegetales y leguminosas en nuestra dieta, hará que nos alimentemos de una manera más saludable y sostenible, el objetivo es aprender a consumir lo que nuestra tierra nos da.

Una alimentación saludable por definición debe contener no solo cantidades suficientes de frutas y vegetales sino la mayor variedad posible pero la frecuencia también es importante por lo que los expertos mencionan que debe realizarse un consumo diario, no semanal.

De acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, en las recomendaciones dadas en sus guías, denominada “My Plate”, los vegetales proveen nutrientes que son esenciales para la salud y el mantenimiento del cuerpo humano. Algunos de las características más importantes de los vegetales son:(9)

  1. Son naturalmente bajos en grasa y energía (calorías).
  2. Son fuente importante de nutrientes, tales como potasio, fibra dietética, folato, vitamina A y vitamina C.
  3. Algunos de ellos son buena fuente de potasio contribuyen con el mantenimiento de una presión sanguínea saludable.
  4. Aquellos que son fuente de vitamina A ayudan con el mantenimiento de la salud de los ojos y la piel, así como el fortalecimiento del sistema inmune.
  5. Otros son muy buena fuente de vitamina C, la cual ayuda a que el cuerpo sane las cortadas y heridas, mantiene saludables los dientes y encías y es pieza clave para que el cuerpo humano absorbe hierro de manera más fácil, en especial el hierro de origen vegetal el cual posee una menor biodisponibilidad.
  6. Las frutas y los vegetales aportan vitaminas y minerales que son Fuente de fotoquímicos que funcionan como antioxidantes, fitoestrógenos y agentes antiinflamatorios y otros mecanismos protectores.

Los vegetales y las frutas son esenciales en una dieta saludable, tanto en variedad como también en cantidad. De acuerdo con la Escuela de Salud Pública de Harvard una dieta rica en vegetales y frutas también contribuye a estar más saludable:

  • Disminución de la presión sanguínea.
  • Reducción del riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.
  • Contribuye con la prevención de ciertos tipos de cáncer.
  • Disminución del riesgo de problemas oculares y digestivos.
  • Efecto positivo sobre la glicemia sanguínea, lo cual puede ayudar a controlar el apetito.
  • El consumo de vegetales no harinosos, así como de ciertas frutas y hojas verdes contribuye con la pérdida de peso debido a que su baja carga glicémica previene los picos de glicemia que son los que aumentan la sensación de hambre.

Por todo esto Natura´s quiere invitarte a que incluyas mínimo 3 porciones de vegetales y 1 leguminosa en tu alimentación diaria.

A través de nuestros productos, recetas y recomendaciones, queremos inspirar e incentivar a las personas en la región para que tengan una alimentación más saludable.