Skip To Content
Tradicionalmente en Francia, cada región posee su propia cocina. En el noreste se utiliza la mantequilla, la crème fraîche y la manzana. En el suroeste utilizan el aceite, el foie gras, las setas y el armañac. En el sureste la cocina se caracteriza por influencias italianas y se sirve de la aceituna, las finas hierbas y el tomate. En el norte se utiliza más las papas, la carne de cerdo. Se cree que los franceses han sido quienes inventaron el postre, que se servía en la época medieval. El orden habitual de los platos en el almuerzo francés es el siguiente: en primer lugar, se sirve el apéritif, el cual incluye vinos dulces o cocteles, así como canapés, encurtidos, frutos secos, aceitunas, etc. Luego se toma la entrée o hors d’oeuvre, en la cual son habituales las ensaladas, sopas, platos de verduras crudas, charcutería variada, patés, entre otros. Sigue el plat principal o plat de résistance, en el que se sirve la carne o el pescado, aunque también pueden ser a base de arroz, pasta o legumbres. En seguida, el fromage, mismo que se sirve entre el plato principal y el postre, y que se compone de una selección de quesos. Para finalizar, se toma el dessert, el cual puede ir desde simple fruta o yogur, a cualquier tipo de dulce más elaborado.

Nutrición

Filtros similares