Skip To Content
La emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III, ofreció un banquete al Zar Alejandro II y encargó a sus cocineros españoles que preparar este pastel como postre. El Zar quedó encantado y hasta pidió la receta, y de ahí el nombre de este dulce que en realidad es muy español.

Nutrición

Filtros similares