Skip To Content
La lasaña tiene ese “algo especial” que consigue conquistar tanto a los más pequeños como a los más mayores convirtiéndola, en la mayoría de los casos, en uno de los platos preferidos por todos. Y no es de extrañar: pasta, un relleno al gusto, tomate y bechamel es una composición a la que es difícil resistirse. Aunque lo más habitual, y lo que consideramos como clásico, es la lasagnare allá Bolognesi (con carne picada y tomate), lo cierto es que, en su origen, se realizaba con verduras, legumbres y quesos cocinados en una olla. De hecho, se cree que la palabra lasaña viene de “lasanum” que se refiere al cazo en el que se cocinaba. No fue hasta el siglo XVIII cuando empezó a realizarse en cazuelas de barro, más o menos, como la conocemos ahora y, aún más adelante, se introdujo el tomate en la receta.

Nutrición

Filtros similares