Skip To Content
La malanga se consume cocida, o como harina para diversos usos como frituras. Puede comerse sola, cocinada hervida, o frita con ajos, en sopas, purés o ajiacos. Con ella se preparan numerosos platos como sopas y pastas, guisos, ensaladas, dulces, panes e incluso pasteles y galletas, postres y buñuelos.

Nutrición

Filtros similares